viernes, 11 de mayo de 2018

La vida sigue

Por suerte, la vida sigue. 




Eso si, hay obstáculos enormes y te quedas tirado en el suelo. Hay que arrastrarse y esforzarse para avanzar pero puede que al final acabes reuniendo fuerzas y te levantes otra vez. 

Aunque parece tan lejano... la lluvia hace que la arena y la tierra se conviertan en barro y que te muevas más despacio y con más dificultad.




Al final te vas a costumbrando y no te mueves, incluso te gusta revolcarte en el barro y te quedas acostado boca arriba haciendo figuras de angelitos, mordiendo o atacando las manos que te tienden para levantarte.

Y la gente sigue intentándolo, al principio te entienden y te intentan ayudar pero cuando pasa un tiempo deciden que ya es suficiente tiempo en el barro, si no sales es porque no quieres...

"Qué mala actitud"
"No se puede estar así siempre"
"Anímate"
(Todo esto dicho deprisa mientras salen de la habitación porque tienen otras cosas más importantes que hacer que hablar contigo)

Por supuesto, ahora mismo salgo del barro y me voy a una fiesta...

Ah, que para ir a una fiesta tengo que quitarme el barro... eso ya es un poco más difícil: ha calado la ropa, ha entrado debajo de las uñas, hay costras de barro reseco en algunas partes... Voy a necesitar más tiempo para arreglarme para la fiesta.




Pero al final sales del barro, te arreglas, te adecentas y la siguiente fase es mucho más divertida, mucho más limpia y elegante: te vas a la fiesta. 

Pública o privada, da igual, te apuntas a todo, lo "vives" todo, lo "sientes" todo y bailas con todo el que tengas oportunidad aunque por dentro se retuerce un ser inanimado fastidiando el momento, pero eso no lo sabe nadie, solamente tú. 

Lo haces todo para divertirte y pasarlo bien, y la gente cree que lo ha conseguido (sacarte del barro) pero por dentro regurgitas el barro, como si tu alma lo vomitase pero no saliese del cuerpo. No estás viviendo ni sintiendo nada, estás intentando normalizarte. 

A la gente no le importa eso, parece que quieran mantenerte en un estado óptimo o mínimamente decente para que no les estropees la fiesta y mientras por fuera aparentes estar bien los indicios de barro que se escapan de vez en cuando se pueden quedar ahi.




Afortunadamente, esto no dura siempre, la fase siguiente se basa en el pasotismo. Parece que los últimos retazos del barro quedan disminuidos por una sensación de indiferencia total. No estás metido en el barro pero tampoco quieres fiesta de ningún tipo. Te apuntas a planes pero realmente no te importan ni te esfuerzas en aparentar que lo pasas bien, ni te esfuerzas en bailar ni en socializar , asistes y ya...

Pero la indiferencia no te hace evadirte, al contrario, siempre vas a estar montando y desmontando tus ideas, cambiando tus principios, tu forma de ser, tu forma de pensar... reflexionando sobre todo, sin descansar ni un momento, ni al ir a dormir.

Y pensar en el futuro... es pensar en independencia de todo el mundo. Pero eso no es malo (?). Oye, podría ser peor.



viernes, 9 de marzo de 2018

De bebidas y vividas




Qué importantes son las bebidas que tomamos en la vida.

Ya sea por decisión propia o incitados por otros, durante nuestra vida tomamos muchos tipos de bebidas y no siempre nos damos cuenta de cómo nos afectan. Deberíamos tener mucho cuidado con todo lo que bebemos porque hasta lo que parece inofensivo puede pasar factura.



- Uno piensa que tomar ALCOHOL de vez en cuando no hace tanto daño, pero sí, es algo muy TÓXICO, aunque algunos ya se hayan acostumbrado a tomarlo y aunque al probar el tercer sorbo ya te vayas haciendo a ello y parezca que no hay peligro, no deja de ser horrible para la salud y en cualquier momento BAM efectos secundarios indeseados.

Yo por suerte evito este tipo, a veces los amigos vienen con su presión de grupo y acabas resignándote a tomarlo. Ese día es raro, lo pasas con algo de nerviosismo y extrañeza (y sin ganas de volver a probarlo, pero eventualmente lo vuelves a hacer, hasta que consigues cortar de una vez por todas, aunque seas esa persona extraña que no se adapta).



- Luego tenemos esas bebidas tan ricas y estimulantes que parecen caídas del cielo, perfectas para tener un rato agradable y activo. El CAFÉ y las BEBIDAS ENERGÉTICAS. Menudo SUBIDÓN de energía, de felicidad... qué sensación de poder con todo, de que vale la pena beberlos, aunque los efectos no sean muy duraderos que digamos... da igual ¿para qué queremos esa euforia constante? nos vale con un rato.

Pero no siempre es así. Siendo sinceros, alguna vez nos enganchamos a estas bebidas, incluso creemos que podemos mantenernos felices solo bebiendo eso, que podemos mantener esos ratos de felicidad y euforia por mayor tiempo pero acaba haciendo efecto rebote, y notas que tampoco es muy saludable. Puede que por fuera si, y eventualmente también se agradece, pero cuando te fijas te das cuenta de que también son dañinas... no te ayudan nada a cuidarte, ni les importa, son en cierto modo algo tóxicas también (con alguna excepción en ciertas bebidas específicas que se preocupan por tu bienestar, aunque yo no he probado ninguna me imagino que existirán).



- En esta categoría van los REFRESCOS y bebidas experimentales que vamos probando aleatoriamente. Los vemos todo el rato en los estantes del super, no los conocemos en profundidad pero intentamos PROBAR algunos de vez en cuando. No sabes qué esperar de ellos, pero por curiosidad te animas a probarlos. Algunos saben a rayos y te arrepientes, pero otros te sorprenden gratamente. Y por eso sigues probándolos, aunque con cierto recelo. No es que sean lo mejor del mundo, y a veces los quieres evitar a toda costa, pero al final no están tan mal.


- ¡ZUMOS! ¡Ah! Esos sí son RICOS y se agradecen por fuera y por dentro. Son de las bebidas que cuando más bajo estás de energía y ánimos puedes tomar para sentirte mejor. Nos cuidan mucho porque están hechos de frutas (bien cultivadas durante largos periodos) y nos aportan mucho bienestar. Sin ellos, la verdad, nos quedamos sin recursos importantes. Tampoco todos los zumos tienen la mejor calidad y cada cual tiene su zumo favorito, pero lo importante es que te hacen sentirte bien y tú procuras aprovecharlos, empleando bien tu tiempo y energía para demostrar que valen mucho.



- Por último, nuestro querido recurso esencial: AGUA. Es la bebida más importante de nuestras vidas, es de lo que estamos hechos en gran parte y la necesitamos para sobrevivir PERO:

Hay que tener muchísimo cuidado, no vaya a estar CONTAMINADA. A primera vista puede verse transparente y preciosa pero todo lo que lleva dentro sin darte cuenta puede ser fatal para tu cuerpo. Puedes incluso consumirla durante mucho tiempo sin notar nada raro, pero al final va a terminar afectándote y enfermándote. Hay que tener cuidado aunque tenga buen aspecto, revisando bien todos los factores de riesgo. 

Sin embargo, cuando el AGUA es PURA, no hay nada que temer, todo lo que nos aporta son beneficios y tomarla a menudo nos hará estar en condiciones para llevar a cabo todo lo que tengamos en el dia. Este agua es lo mejor que puedes beber, aunque depende en mayor parte de tus decisiones, puedes tener mejor agua con un purificador en casa, o al beberla embotellada de la mejor calidad. Cuida mucho ese agua que consumes, por que es lo que mejor vas a poder beber nunca.



Vaya tocho para escribir sobre esto, cualquiera que me lea podría decir que me ha dado algún siroco raro, que soy una paranoica o una persona obsesionada con la salud.

Pero solamente intento plasmar mi experiencia en esta vida con algunas reflexiones sobre el tema, nada muy relevante realmente.



Total, solo hablo de bebidas... ¿o no?



sábado, 20 de enero de 2018

Siempre igual...

¿ Es que solo vengo a escribir cuando estoy de bajón y siempre con la misma historia ?


Con la de años que han pasado y sigo siendo igual de imbécil... aguantando todo, comprendiendo todo, perdonando todo...

Ni que decir tiene que yo no soy perfecta, pero como pareja soy bastante decente: siempre escucho a la otra persona, le proveo de lo que quiere y necesita, le comprendo, voy con calma y tranquilidad pero al final siempre termino entregándolo todo... cuerpo y alma a una relación, y a la vez sin amarres ni agobios ni exigencias. Igualdad económica, de decisión... sexo y mimos por igual y, ¿por qué no decirlo? de bastante calidad... transparencia... soy una persona transparente y paciente, fácil de tratar...

¿Por qué no puedo actuar tal y como soy y estar tranquila de que nadie se aproveche o tome ventaja de eso? ¿Por qué no sirve de nada ser así? ¿Por qué no puedo disfrutar de la vida con alguien al lado que me valore? ¿Qué tengo de malo para que todo el mundo acabe desechándome? ¿Para que nadie me necesite o simplemente no les agrade mi compañía "de pareja"?

Estoy harta ya de las mentiras, de ser la única que pone ilusión en las cosas, de que me engañen y mientan hasta en tonterías, de que no me quieran, de que no me tengan respeto, de pasar años escuchando cosas falsas como "mi niña", "mi guapa", "mi flequi", "te quiero muchísimo", "eres ideal para mí", "eres la mejor", "que chachi eres", "me encantas", "me flipas", "te adoro", "no me canso de tí"...

Qué falsedad... por favor... para luego en cuestión de días/semanas... colarme algunas mentiras a modo de excusas para hacer que yo corte la relación en vez él, y luego "confesar" que las mentiras eran para no hacerme daño... pues más daño hace dar falsas esperanzas a alguien, hacerle pensar que puede arreglar lo que sea que esté mal en la relación que ni en dos años ha sido tal... se ha quedado en intento, probablemente por asuntos turbios y más mentiras de las que nunca me enteraré, atada de pies y manos, sin poder saber la verdad del todo.

Con la rabia y el dolor de saber que has pasado dos años de tu vida haciendo la imbécil por alguien que ni siquiera te ha querido... porque ahora sí te das cuenta de todas las cosas que te ha hecho y dicho, de todo lo que has intentado ignorar para que la relación no se vaya a la mierda... de lo que otras personas no habrían consentido, y tú, como una tonta e ilusa, has consentido (da igual que te hayas dado cuenta de las cosas y te hayas quejado, has pasado la mano, has pasado un tupido velo para seguir dándolo todo y siendo lerda...) hasta que ha llegado el inevitable final. Se acabó.

Así que dimito... dimito...  así no puedo estar más... no voy a poder fiarme de nadie nunca más... si ya arrastraba traumas, ahora es mucho peor... sin duda sé cómo seguir la vida y a pesar de las quejas y el dolor interno estoy avanzando mucho en todo, pero desde luego por mucho pretendiente que se asome a mi puerta (que ya asoman como si fuese un taxi con el cartel de LIBRE, que así es como me usan todos) no puedo ser la misma, estoy incapaz de todo contacto humano ya... me sobrepasa la vida sentimental...

Podría escribir un libro, autobiográfico o quizás inventado con tintes reales, porque desde luego mi suerte es para plasmarla en papel... madre mía...

Me voy a dormir ya, que mira lo tarde que es...



Y mañana... feliz cumpleaños, Fany.

lunes, 10 de abril de 2017

Madre mía...

Qué de tiempo sin escribir en el blog... ¡¡¡casi dos años!!!

Y releyendo mis entradas antiguas me doy cuenta de que en algunas cosas no he cambiado y en otras sí.

He cambiado...

... físicamente:

Cada vez me cuido más y estoy aprendiendo muchas cosas útiles que sin duda me vienen muy bien para mejorar mi salud, estoy muy contenta de haber aprendido tanto (de hecho hice algún cursillo sobre el tema en edx.org) y creo que voy mejorando día a día.

... mentalmente:

Aunque mi esencia sigue siendo la misma, creo que he madurado mucho (y releyendo mis entradas se nota incluso más... vaya telita las cosas que he llegado a soltar: cursiladas y ñoñerías por gente que no las merecía, dudas mortales...) y creo que ahora estoy más centrada o que soy más observadora (cosa que tampoco me ahorra problemas xDD).

... económicamente:

A principios de 2016 al fin conseguí un trabajo con condiciones semi-decentes, dado que mi experiencia laboral era nefasta, y con él sigo. Me esfuerzo mucho por mantenerlo aunque a veces meta la pata pero lo intento solucionar rápidamente, espero que vaya bien al menos hasta que quiera dar el siguiente paso laboral.



No he cambiado...

... mentalmente:

Aunque si que soy algo más madura y centrada, algunas cosas no cambian, sigo insegura y con la autoestima regular pero eso no significa que deje que me pisoteen, siempre reivindico respeto y buen trato y no me callo cuando creo que algo está mal.

Supongo que los principios son algo muy firme en mí y aunque en entradas de otros años me propusiese no ser tan cariñosa o tan crédula por las puñaladas sentimentales que sufrí, era imposible, y más conociendo a esa persona tan especial que hizo que mis finales de 2015 mejorasen el año por momentos y ya que el 2016 fuese irrepetible ¡¡MI AÑO!! (sin duda).

Ya en 2017, sigue habiendo problemas, nadie dijo que fuera fácil, pero tras aclarar todas mis dudas veo que vale la pena luchar para solucionarlos y también sé que será un gran año ¡lleno de planes y objetivos!



De lo que me dí cuenta...

... es de que necesito soltar mis problemas por alguna vía si no quiero que acaben rellenándome el cerebro así que seguiré usando mi blog/diarioextraño de blogspot para que me ayude. Total, no creo que a estas alturas me lea nadie ya, así que nadie se asustará de leer mis tontadas... y si alguien me lee, ojalá disfrute de mis confidencias en lugar de asustarse.


Sin más me despido de quien pueda leerme en el futuro.

Besos:
Fany